martes, 21 de octubre de 2008

Tu grandeza

Pienso que no comprendes que lo comprendo todo, que todo lo que veo lo asumo como propio, lo siento como mío.
Pero, eso sí, nunca me escuchas.
Tu, precisamente tu, que sabes de mis brumas, que has secado en silencio la lluvia de mis nubes, expectante, generosa en palabras, espléndida en consuelos.
Tienes repleto el pecho, colmados los bolsillos del alma, de una pasión suave por la vida, de una fuerza arrebatadora que ocupa tus días y tus noches en los alrededores del ser humano.
A veces te rebosa y sale por tus ojos. Entonces yo te miro y envidio lo que veo.
Y no digo autoestima, ni siquiera seguridad en ti misma, que sé que no la tienes.
Ni digo tan siquiera aceptación gozosa, valoración, soporte, orgullo.
El motor que te mueve, generosa polea que empuja tu coraje de vivir es el amor.
Amas como yo nunca soñé en hacerlo, desde el fondo de un pozo que tienes ahí adentro que nunca se ciega, inmenso manantial de ternura para regarnos a todos.
Y creeme si te digo que me resultaría del todo injusto que un solo individuo, sea quien fuera, dispusiera en exclusiva de ese gigantesco caudal.
Tu mérito mayor esta en canalizarlo, ramificarlo en todas las direcciones a las que te es posible acceder desde tu cuerpecito aparentemente frágil.
Veo, veo, no te quepa la menor duda.
Pero lo que valoro es lo que intuyo.
Grandeza de espíritu es la palabra.

4 comentarios:

Maribel dijo...

Su grandeza y la tuya. Dais envidia. Sana (¿eso existe? jajaja).

Te encontré de pura casualidad y me alegra ver que te has pasado a un sitio más seguro para tus escritos.

Besos :)

Andaya dijo...

Esto...Çe moi?

uno dijo...

tu lo has dicho, no yo

Andaya dijo...

Me has hecho llorar, jodío.
Ala, me voy a la cama con el sofocón del siglo.
P.D.
Con diferencia es lo más bonito que me han dicho nunca (aun que no sea verdad)
Graciass

Related Posts with Thumbnails