miércoles, 30 de junio de 2010

déjà vu



Dijiste tonto como quien dice ola,
espumeante lengua de una playa.
Como si pronunciaras caracola.

Dijiste un tonto con sabor a baya
silvestre y afrutada. Una granada
que de puro maduro se desmaya.

Fue el vuelo de una hoja azucarada
de una morera tierna, de manzano
poblado de futura mermelada.

Acompañó tu voz aquella mano
del gesto poderoso y displicente
¡ Tonto!, pero fue un tonto vano.

Repleta de dulzura, dulcemente
genuflexa la voz y la pestaña:
la pestaña vibrante de repente.

Y se meció en el aire tan extraña
fluctuante y caliente. Una celada
extendida como una telaraña.

Una poción de beso derramada
una caricia oral, un hasta ahora
que me dejo la piel erosionada

Un regalo de polen, una espora
volcada del pistilo de tu boca
un trocito de cielo de tu aurora.

Un incendio verbal cuando me toca
Una espina gozosa y apremiante,
acuciante y voraz de rosa loca

Fue un fogonazo, solo fue un instante
como quien dice ayer, mañana, siempre
Dijiste tonto como quien dice amante.

1 comentario:

Ginebra dijo...

Te dejé un regalo en mi blog, y con él, darte las gracias por tus palabras y por estar ahí, transmitiendo tu sentir…

Un abrazo

Related Posts with Thumbnails