lunes, 7 de junio de 2010

borroso



"¿Cuantos insomnios me hacen falta para
derrumbar el muro de la duda?
¿Cuántas sombras? ¿Cuántas luchas?
Hoy tengo que saber -antes que despiertes-
si la mañana es la que alumbra,
o si eres tú la que alumbra la mañana."

Ricardo Dávila Díaz


¿Que me circunda además del aire?
Me envuelvo en una manta que casi no me abriga,
me miro en unos ojos de azogue como espejos
que devuelven su imagen de una sola medida.

La barandilla rota de un tramo de escalera.
Despeñadero, embudo, precipicio que mira
hacia adentro. Y hacia afuera, y abajo,
tan bajo que no puedo sentirme la caída.

Este cuerpo borroso que era potencia y grito…
El grito amordazado del cuerpo que me habita…
Esta esperanza en fuga maniatada y cortante
que mis poros secretan como una savia fría.

Borroso, fugitivo, los trazos antes firmes
-Carboncillo de azúcar, tempera enfebrecida-
se diluyen, se apagan- sfumato del alma-
llevados por el aire donde mi vida gira.

1 comentario:

Ginebra dijo...

Siempre vuelven aquellos trazos que una vez fueron nítidos y firmes…
Bsos

Related Posts with Thumbnails