viernes, 22 de octubre de 2010

altos vuelos


Voy saltando trincheras tan seguro

de la inseguridad y de los miedos.

Ofrezco cálices al cielo más maduro

desde la inmadurez que dan mis dedos.


Vuelo pájaros, restaño cicatrices

con el punto de cruz que dan los años.

Y los paso de grises a felices

en la infelicidad y sus aledaños.


Este esquimal que habita mis adentros

cambió de meridiano, fecha y hora.

Es el día la noche por mis centros

Sobre mis periferias no se llora.


Pesa la gravedad de imaginero

en el confín dolido del pasado.

En un taller de sol y de aguacero

tallé mis dolorosas sin brocado.


Suelto lastre, desciendo mis barrancos

al pulso de una pértiga de sueños.

Mido pasos con vocación de trancos

que nacen de zapatos más pequeños.


Pero otras noches tiemblo en el reverso,

otros días se nublan, se oscurecen.

Siento letras que faltan en mi verso

donde mis soledades enloquecen.


Hay un espejo dulce que me invita

a pasar: “Esta puerta no te inmola”.

Entro, pero la soledad me solicita

en muchas ocasiones no estar sola.

3 comentarios:

Ginebra dijo...

Por cada peldaño que subimos y aun haciéndonos llegar mas alto, siempre hay un reverso acechándonos…

Siempre un placer leerte ;-)

Muackss!!

ARETHA dijo...

SNIFF, SNIFF

uno dijo...

Valle, ya era hora.
Dichosas las letras.Hablamos, tengo mucho que contar.

Related Posts with Thumbnails