jueves, 29 de octubre de 2009

Amanecer del Fuego



Mira! Fuego! Amanecer del fuego.
Me gritan los ojos, se me encienden los labios
tengo un hormigueo que me sube y me baja de los dedos
(más bien me sube) y una cara de tonto que me delata.
Mi madre me mira y se sonríe
Raúl cuando me ve, menea la cabeza (borde, que es un borde) haciendo un abanico de su melenita de adolescente, y condescendiente, deja escapar un gruñidito de aprobación que para mi es importante.
Los saludos de la gente me suenan de otra manera, descubro que nos miramos los unos a los otros, hay vida en esta nada y me fui decolorando, de lo oscuro a lo claro casi sin darme cuenta.
Ya no me llaman las esquinas, no las escucho.
Me parece inhóspito lo que hasta ahora era mi pan de cada día, y así en la profundidad del grito que me llena, saboreo cada uno de los silencios, de las risas y de alguna de las lágrimas que me han desbordado.
Mira!
Será que soy feliz?
Pues si no lo soy, debo estar acercándome, Te quemas! Te quemas!
Y vaya si me quemo! Ardo!
Es un fuego de dentro, de las entrañas mismas, de donde solo brota lo que debe ser puro y no da más opciones.
Bueno, pues ya tocaba. Solo que me da miedo la falta de costumbre, tocar aquello que
no tuve, sentir lo que me era ajeno y desconocido.
Será que soy feliz?
Que sea enhorabuena y no me permitiré volver la vista atrás.
Ni creo que me dejen.

2 comentarios:

Hell dijo...

Y es que en el fondo la felicidad da miedo, cuando no la tienes la ansias pero cuando la tocas no puedes perderla.
Saludos

uno dijo...

Más que miedo es vertigo....
Y el alambre es fino, no creas. Un tortazo desde aqui....

Related Posts with Thumbnails