jueves, 8 de abril de 2010

enlace




Eres la noche, esposa: la noche en el instante
mayor de su potencia lunar y femenina.
Eres la medianoche: la sombra culminante
donde culmina el sueño, donde el amor culmina.

HIJO DE LA SOMBRA
Miguel Hernández


Quiero tu lazo en el llanto
y sobre el llanto esta cuerda
que hace que mi vida pierda
lo que me hace ganar tanto.
Enlázame todo cuanto
se deje enlazar mi piel.
Si tu atadura es de miel
átame entero en el gozo
y mi piel será alborozo.

Lo que enlaza es el beso y no el papel

No quiero este cuerpo rudo
si no es alma lo que queda.
Te enlazaré mientras pueda
con este querer desnudo.
Lazo más fuerte que un nudo.
Eslabón tan resistente
que perdure eternamente.
Eterno reloj de arena
que equilibre mi cadena.

Lo que enlaza es el beso y no la gente.

Alíame a tu alianza,
junta tu tacto y mi dedo
puede lo que yo no puedo
confía en mi confianza.
Fija el fiel de mi balanza,
pon a mi lado tu brillo,
luego pinta de amarillo
todos los recuerdos vanos
Y que se unan nuestras manos!

Lo que enlaza es el beso y no el anillo.

2 comentarios:

Ginebra dijo...

Lo cierto es que todos estamos enlazados y vinculados por un mismo sentido, que desconocemos, y un mismo destino final, que si conocemos. Filosóficamente hablando, se diría que todos somos iguales aunque distintos, y religiosamente se diría, que todos somos parte de uno. En cuestión, algo hay... algo que nos hace estar en ese enlace natural o sobrenatural, pero al fin y al cabo, real. Y desde luego, no son ni papeles ni firmas, las que mantienen esa atracción “a veces fatal”, entre nosotros. Mas bien, de lo que estamos hechos, y no hablo de carnes y órganos, de lo cual no podemos prescindir, naturalmente, hay algo mas ahí, que no se ve, pero si se siente. Porque aunque poéticamente, se utiliza al corazón para expresar amor y sentimientos, no deja de ser un motor que nos mantiene en funcionamiento, que no vivos...de eso ya se encarga esa masa de nebulosa, ricamente energética, “como el colacao” que llevamos cada uno de nosotros dentro, precisamente para eso, para darnos la energía suficiente que necesitan esos motores para crear una maquina perfecta. Bueno, siempre hay excepciones de aquellos que no ven más allá de lo que tienen delante de sus ojos, y aun así, tienen que palparlo y estrujarlo para creérselo, dando lugar muchas veces, incluso a deformarlo y corromperlo con tanta manipulación. En fin, son los sentimientos, las emociones puras y duras, las que nos une y nos hace especiales, no una firma sobre papel, ni nada simbólico, que al fin y al cabo no son mas que objetos, de los cuales si no tuvieran ese peso sentimental que nosotros ponemos en ellos, no servirían mas que para venderlos, que tal y como están hoy las cosas no viene mal, o para dejarlos olvidados en el cajón de la cómoda...
Y como creo que ya me he enrollado demasiado, me retiro...eso si, disfrutando y encantada de pasear como siempre por tu blog...
Bsazos! Muackss!!

Andaya dijo...

No hay más grilletes que tu mirada limpia de dobleces. Nada nos ata, salvo lo que leo en tus ojos, de ti y de mi, de un nosotros que importa más que un mi-tú.
Y no obstante, 30 de abril.
Porque quiero, porque quieres, por el Violinista del almacén y el Ángel moreno, por Pin-y-Pon y el resto de la tropa, por Calambres, el Guadiana y hasta la Pelusa.
Pero sobre todo, porque queremos, nos queremos.

Related Posts with Thumbnails