lunes, 26 de abril de 2010



-…………Hace tiempo
-divino tiempo- me dijo
que le escribiera unos versos
a sus senos…

Nunca ha sido,
nunca jamás podrá ser
el poema concluido.
Hay cosas grandes, bellezas
para las que no hay cobijo
en las palabras. Hay cosas
cuyo nombre no decimos
para no mancharlas.

Miro
hacia atrás. Era yo entonces
poeta (serlo es sentirnos
iluminados ). No supe
hallar el nombre preciso,
la cifra que concretara
tanta hermosura. (Me dijo
que le escribiera unos versos
a sus senos…) No he podido
hallar la palabra exacta,
lograr el nombre preciso.

José Hierro.



¡Sube imaginación!, hacia lo terso,
¡Muere en lo puntiagudo!, bebe y toca.
¡Escalame caricia! hasta la boca,
y aureolado de gozo,¡ surge verso!

Limita donde empieza un universo
esférico y carnal de seda loca.
Plenilunio de mieles que provoca
que se conjugue ingenuo con perverso.

Totalidad redonda y tan rotunda
que hacia mi pecho apunta y se levanta.
Allí hiere la cima en su hermosura.

Si es la imaginación lo que me inunda
la forma de su tacto se adelanta
y en el deseo se ahuyenta la ternura.

1 comentario:

Ginebra dijo...

Que delicadeza...es precioso...
Bsos ;-)

Related Posts with Thumbnails