miércoles, 5 de mayo de 2010

ojos de niño



“…Cómo encontrar un sitio con los primeros ojos,
un sitio donde asir la larga soledad
con los primeros ojos, sin gastar
las primeras miradas,
y si quedan maltrechas de significados,
de cáscara de ideales, de purezas inmundas,
cómo encontrar un río con los primeros pasos,
un río -para lavarlos- que las lleve…”

Mario Benedetti.

Me balanceo el la primera imagen, en los primeros ojos.
Y así te veo.
Con la inicial pupila, con la luz primigenia.
Mucho antes del flequillo con corte de tazón de los años ajenos al dolor o a la carga.
Llenos de los dorados rayos de una mañana de mayo sobre el campo,
cuando ni tan siquiera hubiera sospechado que existen corazas de cristal para los ojos que se pueden colgar de las orejas o fijar, asustadas, en el interior de las personas.
Con mis primeros ojos, así te miro.
Con la vista llena de inocencia, con el depósito de colores aun repleto y el crédito completo de ternura.
Inmensos como platos, despavoridos y grandes como lunas llenas,
ávidos de saber, centelleantes de escudriñar en los distintos significados de las cosas, sorprendidos, abiertos, inmaculados, puros.
Lavados de las legañas que me trajo el olvido que ya ha pasado y el sueño de una vida que casi no recuerda las miradas tranquilas.
Fijamente te miro. Con los ojos de un niño.

1 comentario:

Ginebra dijo...

Tantas cosas que decir, sentir…a través de una mirada…
Bsos

Related Posts with Thumbnails