viernes, 14 de mayo de 2010

Una rosa besada por un año




Besarse, mujer,
al sol, es besarnos
en toda la vida.

Ascienden los labios
eléctricamente
vibrantes los rayos,
con todo el fulgor
de un sol entre cuatro.

Besarse a la luna,
mujer, es besarnos
en toda la muerte.

Descienden los labios
con toda la luna
pidiendo su ocaso,
gastada y helada
y en cuatro pedazos.

Miguel Hernandez.

No miro más al tiempo. Yo no llevo reloj ni me hace falta.
He roto el calendario en ti, lo rompo en mí, cada minuto, cada fracción de espacio que me das.
Y así, intemporal y pleno, voy recontando los días por caricias, las horas por los besos y mudan las estaciones de verano a verano solo por el calorcito de la piel.
Ahora hace un año, pero hoy es ayer y ayer será mañana. Por mi no pasa el tiempo…
Bendito minutero que no me descuenta ni un solo segundo de tu vida.

1 comentario:

Ginebra dijo...

Amor que paraliza el tiempo, que detiene cada segundo de tu vida, la mía…
No hay tiempo ni lugar en tu mirada, tan solo vida, que me das, cada día,
sin prisas, sin relojes que miran…

Paralizando el tiempo para leerte...
MuacksSs!!

Related Posts with Thumbnails