lunes, 8 de junio de 2009

La primera canción(Oda a la manera de Cernuda)



Balbuceos del hombre que se asomó a tu mano
desde la claridad que tu bata pintaba
la primera canción, el primer paso
mientras moría la calma del verano,
Hacia el verano siempre regresaba,
volver sobre las sombras del ocaso
demasiado fracaso
y demasiada vida
con la llama extinguida.
Allí tú, envuelta en la ternura
con la sutil blancura
que da la soledad de la paciencia
entre virtud y ciencia
y un poso de amargura.

En ese cuerpecillo transparente
dos simas de metal, dos manantiales
la primera canción, el primer verso
del dolor del poema de la gente
y restos de los restos naturales
Fui el primer converso,
anverso sin reverso
hacia la llama fría
de mi patología.
Una lágrima seca
unos ojos heridos, una peca
recetas de la tinta de la suerte
para quienes volvimos de la muerte
con la muerte reseca.

Palabras como golpes de martillo
sobre el negro del cielo
la primera canción, el primer sueño
sobre el blanco impecable del bolsillo
de la bata que dejas en el suelo
con un pueril empeño
sin arrugar el ceño
y caer a mi altura.
Con toda la hermosura
que da la cercanía,
siempre tuya y tan mía
y siempre tan en calma
Tiritas para el alma
de mi alma en agonía.

Los círculos que cierro con las manos
y que abro lentamente,
la primera canción, la primera mirada
me quedan tan lejanos
tan llenos...., tan presente
nuestra conversación emocionada
vivida, deseada
lo que dije y dijiste
y viendo lo que viste
calzando sobre mi lo que percibo,
decidí sobre ti que mejor vivo,
tan vivo como triste.

Jamás se levantó una marejada
de semejante altura
la primera canción, canción interna
escondida, callada
con la quietud segura
y la mirada eterna.
El corazón gobierna
lo que los pensamientos te deniegan
las razones no llegan
a entender los caminos
del alma y su alrededores
La primera canción del corazón
que llena de razón la sinrazón
y el mundo de colores.

Hoy canto en ti, canción primera
que escapa de mi boca
desde el labio caliente de lo mío
valiente, verdadera
sobre mi se coloca
en paz el desvarió.
Ardor y escalofrío,
torrente que me arrastra hacia la nada
del todo que supone tu llamada
y tu contacto.
En este mismo acto
me declaro cantor enajenado
de todo lo que en mi dejas hallado
y del dulce consuelo de tu tacto

2 comentarios:

Andaya dijo...

No es fácil contar una historia-la nuestra- con esa forma tan tuya, tan honesta, tan desnuda de superficies espejadas.
Y quizás por eso siempre me deja sin aliento verme-vernos-en tu mirada.
Te quiero sin prudencia, desde el filo de las pestañas, esas que claudican ante una sonrisa sin andamios.

Cyrano de Bergerac dijo...

No se porqué casi siempre veo mas allá de muchos poemas mas que un ejercicio literario o un invento de la mente, una recreación de vida. Quizás sea por que "piensa el ladrón..."
Lamento que la belleza y el sentimiento de estos poemas se vean enturbiados por el presentimiento, -ójala incierto-, de ver detrás de ellos casi siempre una realidad de sufrimiento.

Related Posts with Thumbnails